sábado, 19 de abril de 2008

Combatir no significa PELEAR!!

"Érase una vez un pequeño oso panda llamado Sam, el cual vivía feliz en su aldea junto a sus padres y hermanos. Sam tenía una casa en la colina hecha de bambú, cubierta de hojitas verdes, y rellena por completo de ternura y protección.
Por las mañanas solía salir por la montaña aún virgen a coger el fresco, a juguetear con lo pajarillos, y a masticar sosamente una que otra varilla de bambú tierno en el bosque espesísimo y tupido que rodeaba su hogar (el bosque entero era su hogar).

Sin embargo, una mañana pálida de otoño mosaico, sin quererlo y sin que nadie le avisara de nada, sus poderosos oídos logran captar un ruido que jamás habían oído antes.
Avanzaba a toda velocidad, como el leopardo, pero pensó: El leopardo solo viene en la noche, ha de ser más valeroso que el leopardo...
Se acercaba vociferando poderosamente; entonces meditó: puede tratarse del águila... pero luego aclaro para si mismo: no, el águila no es tan soberbia para vociferar de aquella forma...
Venia cargado con unos pájaros metálicos, que lanzaban fuego y graznaban al mismo tiempo... ha de ser un dragón se dijo, pero meneando la cabeza, negó: el dragón es sabio, y solo utiliza su fuego de ser necesario...
Se acercaba marcando el paso, seguro, dominante... y con tal brío, que una fuerza desconocida e incontrolable, hizo a Sam arder las patas y furiosamente le hizo ponerse a salvo, cerca de un risco de piedra volcánica y cuarzo, semi-oculto en una gruta natural del monte.

Al verlo llegar, se dio cuenta q tan solo se trataba de una criatura, tan frágil y enclenque, que le pareció una de las cañas “Light” que acostumbra a desayunar su madre y sus tías.
Aquella analogía le hizo reír por un momento, sin embargo, algo le inquietaba de aquella figura animalesca desconocida: caminaba en dos patas, no tenia mucho pelo, y sus ojos irradiaban una maldad solo equiparable a la del lobo herido y abandonado.
Su miedo, temor inexplicable que le mantenía paralizado, halló argumento apenas la criatura bípeda hizo rugir el pájaro brillante que traía en sus manos y derribo a su tío, luego a su madre, a sus hermanos pequeños, hasta alcanzar finalmente con el fuego a sus abuelos. Sus emociones y sentimientos sufrieron un choque indescriptible ¡¡fue como si todo de pronto se volviera oscuro, maldito, frió y borroso!!
Vio con terror como su padre, fornido y enorme, salía de su casa en defensa de los suyos, y como era derribado inmediatamente por el ave de fuego.... no esperó mas, corrió inmediatamente a atacar a esa "cosa" y como pudo le hizo frente, le golpeo el brazo, he hizo caer al ave asesina, miró fijamente al patético individuo que tenia frente a si, a pesar de ser solo un panda joven, Sam tenia casi el triple de contextura que la de su ofensor, el cual, temblaba frente a un furioso Sam. El panda intentó comprender…

Se examinaron por un momento, Sam cruzo una lluvia de ideas intermitentes y repentinas por su felpuda cabeza: ojala hubieses sido un leopardo, por que aún un leopardo es menos sanguinario, lloró. Ojala hubieses sido un águila, que vuela con soberbia, pero que su soberbia no lastima a nadie mas que a si misma. Que perfecto hubiese sido q fueses un dragón, pues el dragón utiliza su fuego para hacer el bien, y su sabiduría no tiene limites...
En ésta reflexión estaba, cuando sintió una sensación fría, algo helado y espinoso le rozaba el corazón, bombeante y lleno de lagrimas aún.
El hombre terminó de clavar el fiero cuchillo en el pecho del animal, el cual, le miro con ternura, y añadió en su mente: Así que este es el hombre, el animal que tanto hemos añorado conocer, aquel que se figura mas inteligente que nosotros, el animal que hoy ha venido hasta mi bosque (mi casa), ha entrado e irrumpido en mi vida, ha destrozado a mi familia, y ha dejado caer el peso de su razón, para pelear contra nosotros, y nos he vencido.
En cambio yo que intenté combatirlo, comprenderlo, he recibido una brutal respuesta: el hombre no sabe de amor, de compasión, ni mucho menos de rostros. A pesar de se un animal "pensante", no siente; es egoísta, egocéntrico, y en su mente está grabada la palabra infelicidad.
Suspiró, y su espíritu libre se fue al cielo a acompañar a sus queridos ancestros."





3 comentarios:

Ðαпiєlα dijo...

=)

Princesa_de_la_Luna dijo...

Esta genial pollo
^^

MaRcÿTha_(L) dijo...

kngrejooo!!
no habia visto tu blog..
ta mui lemdo..
pero ma ke eso...
en realidad me dejo pensando..
teni la razon....
iwal ke la ktana...
ia te adorooo.
aioz